domingo, 15 de septiembre de 2013

Maria, “llena de gracia”

 “ "Dios te salve, María, llena de gracia..." (cf. Lc 1, 28).
Cada vez que rezamos estas palabras venimos a ser, en cierto sentido, el arcángel que dio el anuncio. Toda la Iglesia, reunida en oración para el "Ángelus", renueva el misterio de la anunciación.
El arcángel anuncia a María, ante todo que es "llena de gracia". Antes de decirle que se convertirá en la Madre del Hijo de Dios, afirma: "llena eres de gracia".
Toda la Iglesia, y en ella cada uno de nosotros, hace propio este saludo y este anuncio. Cuántas veces en la vida (y especialmente en el "Ángelus") nos dirigimos a la Madre de Dios y le decimos: "llena eres de gracia".
Estas palabras nos vuelven a unir directamente con el misterio de la Encarnación. Al pronunciarlas, pensamos en la Maternidad divina de la Virgen de Nazaret: es "llena de gracia" a causa de la Maternidad divina.”
Maria, gracia, Angelus

No hay comentarios:

Publicar un comentario