jueves, 28 de mayo de 2020

La alianza matrimonial


La alianza matrimonial es un misterio de profunda trascendencia; es un proyecto originario del Creador, confiado a la frágil libertad humana.” VIAJE APOSTÓLICO A CENTRO AMÉRICA (de la Homilía del Beato Juan Pablo II en el Encuentro cn las familias cristianas de Panamá - 5 de marzo de 1983)

 


La ancianidad es algo venerable


“La ancianidad es algo venerable para la Iglesia y para la sociedad, y merece el máximo respeto y estima. Ya el Antiguo Testamento nos enseña: “Alzate ante una cabeza blanca y honra la persona del anciano” (Lev. 19, 32). “En los ancianos está el saber y en la longevidad, la sensatez” (Iob. 12, 12). Por ello me inclino ante vosotros e invito a todos a manifestar siempre la reverencia afectuosa que merecen quienes nos han dado la vida y nos han precedido en la organización de la sociedad y en la edificación del presente.”

No dejen que el odio marchite las energias


 “No dejen que el odio marchite las energías generosas y la capacidad de entendimiento que todos llevan dentro. Hagan con sus manos unidas - junto con la juventud latinoamericana, que en Puebla confié de modo particular al cuidado de la Iglesia - una cadena de unión más fuerte que las cadenas de la guerra. Así serán jóvenes y preparadores de un futuro mejor; así serán cristianos.”


Sacerdote: beber el Evangelio a los pies del Maestro


“para ser educador de la fe del pueblo, el sacerdote tiene que beber el Evangelio a los pies del Maestro en horas de oración personal, de meditación de la Escritura, de alabanza al Señor con la Liturgia de las Horas; debe profundizar y poner al día la comprensión eclesial del mensaje con un estudio asiduo que requiere un compromiso de formación permanente, tan necesario hoy para profundizar, puntualizar y actualizar los conocimientos de la teología en sus varias dimensiones: dogma, moral, liturgia, pastoral, espiritualidad. Todo ello sostenido por una auténtica teología bíblica.” 


Camino hacia la unidad


“Tenemos estrechos vínculos comunes fundamentales en la Biblia, Palabra de Dios, en la fe apostólica que profesamos en los grandes Símbolos y que se hace vida en el bautismo. La profundización en la sacramentalidad bautismal descubre ante nosotros perspectivas extraordinariamente positivas en el camino de la plena unidad (Cfr. Unitatis Redintegratio, 22). Y la oración por la unidad, hecha en cada una de nuestras comunidades, o también, cuando fuera posible en fraterna unión de corazones, ¿no es el mejor medio para atraer sobre el compromiso ecuménico el Espíritu de concordia, que transforma nuestras voluntades y las hace dóciles a su inspiración?” 


VIAJE APOSTÓLICO A ESPAÑA (del Discurso de Juan Pablo II a los cristianos de otras confesiones en España - Madrid, miércoles 3 de noviembre de 1982)

 


sábado, 23 de mayo de 2020

La vida contemplativa

“La vida contemplativa ha ocupado y seguirá ocupando un puesto de honor en la Iglesia. Dedicada a la plegaria y al silencio, a la adoración y a la penitencia desde el claustro, “vuestra vida está escondida con Cristo en Dios” (Col 3, 3).

VIAJE APOSTÓLICO A ESPAÑA

(del discurso del Beato Juan Pablo II a las religiosas de clausura en el Monasterio de la Encarnación de Ávila - Lunes 1 de noviembre de 1982)

 


lunes, 18 de mayo de 2020

Un no y un si



Es muy sencilla la síntesis-programa de lo que os he dicho, se encierra en un No y un Sí:
No al egoísmo; No a la injusticia; No al placer sin reglas morales; No a la desesperanza; No al odio y a la violencia; No a los caminos sin Dios; No a la irresponsabilidad y a la mediocridad.
Sí a Dios, a Jesucristo, a la Iglesia; Si a la fe y al compromiso que ella encierra; Sí al respeto de la dignidad, de la libertad y de los derechos de las personas; Sí al esfuerzo por elevar al hombre y llevarlo hasta Dios; Sí a la justicia, al amor, a la paz; Si a la solidaridad con todos, especialmente con los más necesitados; Sí a la esperanza; Sí a vuestro deber de construir una sociedad mejor.
VIAJE APOSTOLICO A AMERICA CENTRAL (de aquel inolvidable discurso del Beato Juan Pablo II a los jóvenes en José de Costa Rica - Jueves 3 de marzo de 1983)