jueves, 28 de abril de 2011

Me voy a Roma



Cobertura completa de EWTN ceremonia beatificación Juan Pablo II

Me voy a Roma….pocas y sencillas palabras cargadas de emoción, alegría y profunda gratitud.


Me voy….
y prometo postear un diario detallado en mi blog principal
tratando de contarles lo mejor posible los momentos tan especiales que viviremos y compartiremos estos días de fiesta espiritual con la
Beatificación del Siervo de Dios Juan Pablo II, el Domingo de la Misericordia Divina
unidos, desde Roma, a todos aquellos que en sus casas, en sus parroquias, en sus corazones compartan nuestro gozo.
Y aquellos que miran sin poder ver y no logran entender, quedan invitados… solo se pide un corazón dispuesto a recibir la gracia.

¡No temáis! ¡Abrid, más todavía, abrid de par en par las puertas a Cristo! …. ¡No tengáis miedo! Cristo conoce «lo que hay dentro del hombre». ¡Sólo El lo conoce!

- o -
¡No tengáis miedo de Cristo! Él no quita nada, y lo da todo. Quien se da a él, recibe el ciento por uno. Sí, abrid, abrid de par en par las puertas a Cristo, y encontraréis la verdadera vida.

lunes, 25 de abril de 2011

Encuentro de blogueros en Roma




Les comunico una gran alegría (con un poco de atraso ;) : este blog ha sido invitado (o sorteado? no lo se porque algunos fueron sorteadosJ) para participar personalmente en el Encuentro de blogueros que se realizará el próximo lunes 2 de mayo en Roma. Fueron recibidas 750 solicitudes y según informaban del Pontificio Consejo de Comunicaciones Sociales ha sido una “difícil selección para ofrecer, en la medida de lo posible, un cuadro representativo y general de la “blogosfera”.

Es alentador analizar que realmente han sido invitados blogueros de las mas diversas procedencias cubriendo un amplísimo espectro de temas donde encontramos “algunos bloggers famosos y otros principiantes; algunos institucionales, otros personales; donde están aquellos que relatan historias personales y otros que narran hechos y sucesos locales e internacionales….. Ha sido emocionante sentirse involucrado en sus historias: las alegrías de la paternidad, las esperanzas de los jóvenes, el dolor de la muerte, el miedo al cambio; sin dejar de mencionar el entusiasmo y las campañas que llevan adelante para promover, en modo particular, la Nueva Evangelización. Para la primera selección se ha tenido que asegurar una presencia diversificada, mientras que para la selección final hemos realizado un sorteo numerando cada Blogger y extrayendo al azar algunos nombres

Indudablemente estoy entre los principiantes si analizamos algunos de los blogs con contenidos y análisis riquísimos, pero claro, en mi caso, el entusiasmo es lo que me lleva a propagar el pensamiento de Juan Pablo II y su mensaje que trascendió todas las fronteras entre creyentes y no creyentes.


Creo que no hace falta decirles que publicaré mi “Diario” de la beatificación desde Roma. Lo haré ha en mi blog principal (como siempre sin fotografías – a mi regreso! - y sin acentos ;) de estos días tan especiales en Roma.

sábado, 23 de abril de 2011

Anunciad esta buena nueva




“…un ángel reconfortó a las mujeres que, habiendo ido al sepulcro, estaban desconcertadas y preocupadas al encontrar la tumba vacía. "Él les dijo: No tengáis miedo. (...) Ha resucitado. No está aquí" (Mc 16, 6). Y añadió: "Ahora id" a anunciar esta buena nueva a los Apóstoles (cf. ib.)”




FELIZ PASCUA DE RESURRECCION A TODOS!!!

« Calidad de vida » ?

“El eclipse del sentido de Dios y del hombre conduce inevitablemente al materialismo práctico, en el que proliferan el individualismo, el utilitarismo y el hedonismo… los valores del ser son sustituidos por los del tener. El único fin que cuenta es la consecución del propio bienestar material. La llamada « calidad de vida » se interpreta principal o exclusivamente como eficiencia económica, consumismo desordenado, belleza y goce de la vida física, olvidando las dimensiones más profundas —relacionales, espirituales y religiosas— de la existencia.”


(de la Encíclica Evangelium vitae (23) del Santo Padre Juan Pablo II)

viernes, 22 de abril de 2011

Crucem tuam adoramus, Domine!

Crucem tuam adoramus, Domine!
"Sí, te adoramos, Señor elevado en la Cruz entre la tierra y el cielo, Mediador único de nuestra salvación. ¡Tu Cruz es el estandarte de nuestra victoria! "


jueves, 21 de abril de 2011

Maria y la nueva evangelización

“En María encontraremos ciertamente la fuerza necesaria para emprender la nueva Evangelización, a la que todos estamos llamados.”

miércoles, 20 de abril de 2011

El Jueves Santo

“ el Jueves Santo es el día en que Cristo instituyó, con el sacerdocio ministerial, el sacramento de la Eucaristía, que es como el centro y el corazón de la Iglesia y "repite" el sacrificio de la Cruz, a fin de que el Redentor sea ofrecido con nosotros al Padre, se convierta en nuestro alimento espiritual y permanezca con nosotros de modo singular hasta el fin de los siglos.”
(de la Audiencia General del Papa Juan Pablo II el Miércoles 18 de abril de 1984)

martes, 19 de abril de 2011

Las Jornadas y Encuentros mundiales de la juventud

“Las Jornadas y los Encuentros mundiales de la juventud marcan providenciales momentos de reflexión: ayudan a los jóvenes a interrogarse sobre sus aspiraciones más íntimas, a profundizar su sentido eclesial, a proclamar con creciente gozo y audacia la común fe en Cristo, muerto y resucitado. Son momentos en los que muchos de ellos maduran opciones valientes e iluminadas, que pueden contribuir a orientar el futuro de la historia bajo la guía, al mismo tiempo fuerte y suave, del Espíritu Santo.”
(del Mensaje del Santo Padre Juan Pablo II para la VIII Jornada Mundial de la Juventud)

lunes, 18 de abril de 2011

La Parroquia

“Como he escrito en la Exhortación Apostólica Catechesi tradendae, «la parroquia sigue siendo el lugar privilegiado de la catequesis. Ella debe encontrar su vocación en ser una casa de familia, fraternal y acogedora, donde los bautizados y los confirmados toman conciencia de ser Pueblo de Dios. Allí el pan de la buena doctrina y de la Eucaristía son repartirlos en abundancia en el marco de un sólo acto de culto: desde allí son enviados cada día a su misión apostólica en todas las obras de la vida del mundo» (núm. 67).”

domingo, 17 de abril de 2011

Las Iglesias de Oriente un tesoro

“me place recordar aquí todo lo que reconocieron los padres del Concilio, poniendo de relieve que "las Iglesias de Oriente tienen desde su origen un tesoro, del que la Iglesia de Occidente tomó muchas cosas para su liturgia, su tradición espiritual y su ordenamiento jurídico" (Decr. Unitatis redintegratio, 14), y de modo especial en lo que se refiere al culto a la Virgen Santa a quien "los orientales ensalzan con hermosos himnos" (ib., 15) y en lo que se refiere a la espiritualidad monástica de la que procede, como de su fuente, la regla monástica de los latinos (ib.)” (del Ángelus del Papa Juan Pablo II el Domingo 2 de diciembre de 1979

sábado, 16 de abril de 2011

Cuando se pierde el sentido de Dios

“Cuando se pierde el sentido de Dios, también el sentido del hombre queda amenazado y contaminado, como afirma el Concilio Vaticano II: « La criatura sin el Creador desaparece. Más aún, por el olvido de Dios la propia criatura queda oscurecida ».17 El hombre no puede ya entenderse como « misteriosamente otro » respecto a las demás criaturas terrenas; se considera como uno de tantos seres vivientes, como un organismo que, a lo sumo, ha alcanzado un estadio de perfección muy elevado. Encerrado en el restringido horizonte de su materialidad, se reduce de este modo a « una cosa », y ya no percibe el carácter trascendente de su « existir como hombre ». No considera ya la vida como un don espléndido de Dios, una realidad « sagrada » confiada a su responsabilidad y, por tanto, a su custodia amorosa, a su « veneración ». La vida llega a ser simplemente « una cosa », que el hombre reivindica como su propiedad exclusiva, totalmente dominable y manipulable.”


De la Encíclica Evangelium vitae (22) del Papa Juan Pablo II – 25 de marzo de 1995

viernes, 15 de abril de 2011

Evangelización del Nuevo Mundo

“la Iglesia, fiel al mandato recibido de su divino Fundador (Cf. Mt 28, 19), sintió el deber perentorio de implantar la Cruz de Cristo en las nuevas tierras y de predicar el Mensaje evangélico a sus moradores. Esto, lejos de ser una opción aventurada o un cálculo de conveniencia, fue la razón del comienzo y desarrollo de la Evangelización del Nuevo Mundo.” (del discurso del Santo Padre Juan Pablo II a los participantes en el Simposio Internacional sobre la historia de la evangelización de América - 14 de mayo 1992 )

jueves, 14 de abril de 2011

La Iglesia somos todos nosotros

“La Iglesia somos todos nosotros. Los Doce no sólo representan a sus sucesores —el «munus episcopale»—; representan también a todo Israel, a toda la comunidad de la Iglesia, a todo el pueblo de Dios; representan no sólo esta misión específica, esta vocación al sacerdocio, este ministerio episcopal, sino también todas las vocaciones cristianas.”

miércoles, 13 de abril de 2011

El sacramento de la penitencia.

“El sacramento de la penitencia, en el designio de Dios, constituye un medio singularmente eficaz en ese esfuerzo de crecimiento espiritual de que nos ha hablado el Apóstol Pablo. Es un medio indispensable por disposición divina -al menos en el deseo sincero de recibirlo- para el fiel que, habiendo caído en pecado grave, quiera retornar a la vida de Dios. Pero la Iglesia, a lo largo de los siglos, interpretando la voluntad de Cristo, ha exhortado siempre a los creyentes a acercarse con frecuencia a este sacramento (cf. Catechismo Romano del Concilio di Trento, Ciudad del Vaticano, 1946, págs. 239; 242), incluso para que sean perdonados los pecados sólo veniales.” (de la Audiencia General del Papa Juan Pablo II Miércoles 11 de abril de 1984)

martes, 12 de abril de 2011

Todo bautizado es llamado a ser apóstol

“Cristo llama a cada bautizado a ser su apóstol en el propio ambiente de vida y en todo el mundo: "Como el Padre me envió, también yo os envío" (Jn 20,21). Cristo, a través de su Iglesia, os confía la misión fundamental de comunicar a los demás el don de la salvación y os invita a participar en la construcción de su Reino.”

lunes, 11 de abril de 2011

La familia: comunidad del amor y de la vida

“La familia es la comunidad del amor y de la vida. Y por eso a ella ha confiado el Creador el misterio de la vida humana. El matrimonio es el comienzo de la nueva comunidad del amor y de la vida, de la que depende el futuro del hombre sobre la tierra.” (de la homilía del Santo Padre Juan Pablo II en su visita a la parroquia romana de la Inmaculada y San Juan Berchmans - 20 de enero de 1980

domingo, 10 de abril de 2011

Rey de la verdad y el amor

Rey de la verdad y el amor “qué maravilloso es este Rey que renuncia a todos los signos del poder, a los instrumentos del dominio, a la fuerza y a la prepotencia, y desea reinar solamente con la fuerza de la verdad y del amor, con la fuerza de la convicción interior y del puro abandono. ¡Este Rey es realmente único! Cuánto debe desearlo el hombre de hoy, cansado de esos sistemas de ejercicio del poder, que en tantos lugares del globo no ahorran al hombre opresión y violencia. Son formas de poder que tratan de condicionar al hombre incluso en sus dimensiones más interiores, lo subordinan a sistemas ideológicos sin tener en cuenta si esos sistemas corresponden o no a sus convicciones, y hacen depender su vida cívica y social más de la aceptación de esos sistemas que no de los méritos efectivos de la persona.”

(Juan Pablo II Ángelus, Domingo 25 de noviembre de 1979 - Fiesta de Cristo Rey)

sábado, 9 de abril de 2011

La lucha entre la cultura de la vida y la cultura de la muerte

“En la búsqueda de las raíces más profundas de la lucha entre la « cultura de la vida » y la « cultura de la muerte », no basta detenerse en la idea perversa de libertad anteriormente señalada. Es necesario llegar al centro del drama vivido por el hombre contemporáneo: el eclipse del sentido de Dios y del hombre, característico del contexto social y cultural dominado por el secularismo, que con sus tentáculos penetrantes no deja de poner a prueba, a veces, a las mismas comunidades cristianas. Quien se deja contagiar por esta atmósfera, entra fácilmente en el torbellino de un terrible círculo vicioso: perdiendo el sentido de Dios, se tiende a perder también el sentido del hombre, de su dignidad y de su vida. A su vez, la violación sistemática de la ley moral, especialmente en el grave campo del respeto de la vida humana y su dignidad, produce una especie de progresiva ofuscación de la capacidad de percibir la presencia vivificante y salvadora de Dios.” De la Encíclica Evangelium vitae (21.) del Papa Juan Pablo II – 25 de marzo de 1995

viernes, 8 de abril de 2011

Hacer de cada hogar una casa de Maria

“También quiero alentaros a vosotros, padres de familia, para que, haciendo de cada hogar una casa de María, seáis los primeros y principales educadores de vuestros hijos en la fe, cumpliendo así no sólo el deber de transmitirles la vida sino de acercarlos a Dios.” (del discurso del Santo Padre Juan Pablo II a las religiosas Concepcionistas misioneras de la enseñanza - Sábado 11 de abril de 1992)

jueves, 7 de abril de 2011

La lucha por la justicia

“Cualquier recurso a planteamientos ideológicos ajenos al Evangelio o de corte materialista en cuanto método de lectura de la realidad, o también como programa de acción social, se cierra radicalmente a la verdad cristiana –pues se agota en la perspectiva intramundana– y se opone frontalmente al misterio de unidad en Cristo: un cristiano no puede aceptar la lucha programada de clases como solución dialéctica de los conflictos. No debe ser confundida la noble lucha por la justicia, que es expresión de respeto y de amor al hombre, con el programa “que ve en la lucha de clases la única vía para la eliminación de las injusticias de clase, existentes en la sociedad y en las clases mismas” (Laborem Exercens, 11)” (del discurso del Santo Padre Juan Pablo II a los obispos de Chile 2 de abril de 1987)

miércoles, 6 de abril de 2011

El sacramento de la reconciliación

“Cuando el sacramento de la reconciliación nos encuentra en pecado grave y lo recibimos con las disposiciones necesarias, entonces nos libera de las culpas y nos devuelve la vida de gracia. Ciertamente la absolución que se nos ofrece en nombre de Dios en Cristo, a través de la mediación de la Iglesia, no hace que los pecados cometidos no hayan sido cometidos en su realidad histórica. Pero por medio de ella, la potencia de la misericordia divina nos conduce de nuevo a la dignidad de hijos de Dios, que habíamos recibido en el bautismo.”


martes, 5 de abril de 2011

La santidad es la esencial herencia de los hijos de Dios

La santidad es la esencial herencia de los hijos de Dios. Cristo dice: "Sed perfectos como es perfecto vuestro Padre celestial" (Mt 5, 48). La santidad consiste en cumplir la voluntad del Padre en cada circunstancia de la vida. Es el camino maestro que Jesús mismo nos ha indicado: "No todo el que me diga: 'Señor, Señor', entrará en el reino de los cielos, sino el que haga la voluntad de mi Padre celestial" (Mt 7, 21)”.


lunes, 4 de abril de 2011

Ser Pastor y obispo

“Ser Pastor y obispo de almas significa guardar la palabra. Guardar la verdad. A través de ella El y el Padre vienen continuamente a nosotros: El, que es el Verbo Encarnado; El, que es el Cristo Redentor; El, que es el Pastor eterno de las almas.” (de la Homilía del Santo Padre Juan Pablo II en la Misa de inauguración del Sínodo Particular de Obispos de Holanda - 14 de enero de 1980)

sábado, 2 de abril de 2011

La muerte de la libertad: el derecho de matar

“Reivindicar el derecho al aborto, al infanticidio, a la eutanasia, y reconocerlo legalmente, significa atribuir a la libertad humana un significado perverso e inicuo: el de un poder absoluto sobre los demás y contra los demás. Pero ésta es la muerte de la verdadera libertad: « En verdad, en verdad os digo: todo el que comete pecado es un esclavo » (Jn 8, 34)”
De la Encíclica Evangelium vitae del Papa Juan Pablo II – 25 de marzo de 1995

viernes, 1 de abril de 2011

El bien común

“….cualquier forma de ofensa al hombre en su integridad física o moral, en la negación de sus derechos fundamentales, en su reducción a condiciones de pobreza infrahumana o abandono, representa un menosprecio de la voluntad divina. En cambio, promover el bien del hombre y su dignidad es dar gloria a Dios y santificar su nombre. La Iglesia lo hace “utilizando todos y sólo aquellos medios que sean conformes al Evangelio y al bien de todos” (Gaudium et spes, 76). Por su parte, los gobernantes, respetando el designio divino sobre el ser humano, cumplen su verdadera misión en favor del bien común cuando –como afirma el Concilio– garantizan “la suma de aquellas condiciones de la vida social mediante las cuales los hombres pueden conseguir con mayor plenitud y facilidad su propia perfección, consistente sobre todo en el respeto de los derechos y deberes de la persona humana” (Dignitatis humanae, 6).”